Buscar este blog

Cargando...

Vídeos de Interés

Loading...

sábado, 16 de abril de 2011

PARA PREESCOLAR


  • Elaboración de un plan de trabajo con carácter práctico, que contenga tres componentes básicos: competencias, situaciones didácticas y tiempo estimado.
  • Las primeras semanas de trabajo estarán dedicadas a las actividades de diagnóstico para conocer a los alumnos y paralelamente iniciar el establecimiento de un buen ambiente en el aula.
  • El punto de partida para pensar cómo organizar el trabajo docente, son las competencias que se pretenden
  •  Favorecer en los niños. En el trabajo cotidiano, éstas (las competencias) constituyen la intencionalidad (lo que la maestra pretende favorecer en los niños).
  • La promoción del desarrollo de competencias de comunicación, cognitivas, socio afectivas y motrices, no está sujeta a una secuencia preestablecida y tampoco a formas de trabajo determinadas y específicas. De hecho, la experiencia cotidiana los niños desarrollan y ponen en juego muchas competencias; la función educativa del jardín de niños consiste en promover su desarrollo, tomando como punto de partida el nivel de dominio que poseen respecto a ellas.
  • Las situaciones didácticas que se diseñan para este nivel pueden adoptar distintas formas de organización del trabajo, como proyectos, talleres y unidades didácticas. También pueden mantenerse como actividades independientes y permanentes por un periodo con una finalidad determinada.



  • La educadora, con base en su conocimiento del grupo, decidirá las situaciones o secuencias de situaciones didácticas y modalidades de trabajo que son más convenientes para el logro de las competencias y de los propósitos fundamentales. Las condiciones que deben cumplirse en cualquier caso son las siguientes:

A) que la intervención educativa y, en consecuencia, las actividades tengan siempre intencionalidad educativa definida, es decir, que mediante ellas se promuevan una o más competencias;
B) que, considerando cierto lapso de tiempo (un mes por ejemplo) se atiendan competencias de todos los campos, (estimar cuánto tiempo necesitan los niños para que realmente participen –pensando, intercambiando ideas, representándolas, buscando soluciones a un problema- en la situación) y
B) que la intención educativa sea congruente con los principios pedagógicos en que se sustenta el programa.

  • El punto de partida para la planificación serán siempre las competencias que se busca desarrollar (la finalidad). Las situaciones didácticas, los temas, motivos o problemas para el trabajo y la selección de recursos (los medios) estarán en función de la finalidad educativa.



    Curso Básico ( SEP, 2010) 

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada